Identificarse

Login

Usuario
Password *
Recordarme

TOROS / PERÚ – VUELTA TRIUNFAL A LOS RUEDOS DE ANDRÉS ROCA REY Featured

La tan esperada vuelta a los ruedos de nuestro compatriota Andrés Roca Rey causó gran expectativa en el aficionado que se volcó a la Plaza de Toros de Acho como no lo hacía hace un buen tiempo.


En las afueras, por el Jirón Hualgayoc que da acceso a la puerta de sombra del coso bajopontino, el jolgorio por el inicio de las corridas de abono era contagiante. Ya dentro de la plaza, la algarabía de las peñas criollas y flamencas, así como el carisma de la tuna daban un ambiente festivo a la primera de abono.
La tarde si bien es cierto estuvo nublada, eso no fue impedimento para que desde los tendidos se sintiera el calor humano hacia los alternantes de tan esperado mano a mano.

El inició del paseíllo tuvo como detalle especial la presencia de un Chalán, un Charro y un Jinete Andaluz.

De burdeos y oro aparecía Julián López Escobar “El Juli”, un maestro consagrado que venía a Lima a conservar su cetro de primerísima figura del toreo, por su parte nuestra primera figura del toreo en el Perú, Andrés Roca Rey, vestido de verde hoja y oro, reaparecía luego de permanecer en el dique seco por algo más de dos meses debido a sus graves percances en Málaga y Palencia. Ambos toreros fueron literalmente obligados a saludar desde el tercio por el respetable que llenó los tendidos del recinto rimense.

Los toros para esta importante tarde fueron de las ganaderías españolas de Garcigrande y Domingo Hernández (el quinto), manejables en líneas generales, aunque acusaron falta de fuerza. Destacando los lidiados en cuarto y quinto lugar, a los que el Juez de Plaza ordenó la vuelta al ruedo.
El Juli desde que se abrió de capa hizo notar que venía a por todas, dejando detalles de gran torería y maestría frente a Tizito, quitó por zapopinas rematadas con una media rodillas en tierra y una larga cordobesa. Brindó a Roca Rey y se fue a los medios para iniciar su faena de muleta con pases cambiados por la espalda, cimentando su faena con la pañosa en la mano izquierda que era el mejor pitón del toro, lastimosamente pinchó en todo lo alto y dejó tres cuartos de acero en el segundo viaje, quedándose todo en una clamorosa ovación y una leve petición. Palmas en el arrastre para el primero de la tarde.

En el segundo de su lote, el diestro de Velilla poco pudo hacer con el percal, ante un toro que huía del caballo, ya con la muleta dio muestra de su capacidad lidiadora, llevándolo a los medios por bajo, para luego arrancarle literalmente una serie por la derecha que fue jaleada en los tendidos, pinchó nuevamente y su labor fue silenciada.

La mejor versión del diestro madrileño, vino en el quinto de la tarde, un toro de Domingo Hernández que se dejó y sucumbió ante el poderío del maestro Juli, que quitó por chicuelinas de mano baja muy ceñidas y que arrancaron fuertes ovaciones del respetable. Seguro de ir por el triunfo y no dejarse ganar la pelea, brindó al público, logrando una faena que quedará en el recuerdo de las retinas de quienes estuvimos presentes en la Plaza, toreo con despaciosidad, templado y con la mano muy baja haciendo trazos largos, casi eternos que encandilaron a los tendidos. Quizá de haber matado bien le hubiera significado un triunfo gordo, pero todo se quedó en una sola oreja debido al pinchazo y la estocada algo trasera. Vuelta al ruedo para el pupilo de Domingo Hernández.

Por otro lado, “Celebre” saltó a la arena con la finalidad de acabar dos meses de para de nuestro torero Andrés Roca Rey, quien fue arropado por sus paisanos desde el inicio del paseíllo. Recibió al burel a la verónica y chicuelinas. Ya con la pañosa, inició su faena con muletazos por alto. A pesar a su disposición y ganas de triunfar, el toro no fue un gran colaborador y le faltó el aire final, todo lo que vino después fue un arrimón tremendo del gallo peruano, que en su tierra no permitiría que le ganen la pelea. Dejó una estocada entera que no tuvo efecto rápido y tuvo que descabellar, escuchando un aviso y de este modo su labor fue silenciada. Pitos en el arrastre al toro.

El cuarto de la tarde sería la oportunidad para mostrar la arrolladora personalidad que atesora, no dudo en ponerse de rodillas y recibir al astado con dos largas de rodillas para luego torear a la verónica y rematar con la media de ley. El toro se empleó en banderillas, destacando con los rehiletes los subalternos nacionales Dennis Castillo y el trujillano Ronald Sánchez, quienes se desmonteraron y saludaron desde el tercio una clamorosa ovación. El brindis en esta oportunidad fue para el público que colmó las graderías de nuestra más que bicentenaria Plaza de Toros de Acho, lo que vino después fue una muestra del poderío que ostenta Andrés con la muleta, además de la variedad y el temple con el que toreo, inició con pases cambiados por la espalda, una vitolina y luego la característica arrucina que conectaron rápidamente a los tendidos; las series por ambos pitones, con mucha torería y además con el temple característico en el hacían presagiar que sería una faena de premio gordo, se tiró a matar como siempre lo hace, con toda la verdad, recto como una vela y dejó una estocada entera y fulminante que le valieron cortar las dos orejas a Veleto, y una clamorosa vuelta al ruedo con los apéndices. Vuelta al ruedo para el astado.

A pesar de tener la puerta grande asegurada, Andrés salió con el cierraplaza a por todas, con el capote anduvo muy variado. Ya con la muleta inició su faena por estatuarios, sin embargo conforme iba desarrollándose la lidia el bicho se fue rajando y se quedaba parado, había que tirar de entrega y vergüenza torera, y Andrés empezó a pisar los terrenos comprometidos, como si le hiciera falta para completar una tarde triunfal, entro a matar y dejo una estocada hasta la gamuza, sin embargo su labor no recibiría ningún otro premio.

Al finalizar la tarde, Julián López Escobar “El Juli” salió a pie del Coso Limeño entre el clamor de la gente, Andrés Roca Rey por su parte, marcaba un nuevo hito en casa, su reaparición por todo lo alto hace prever que está aquí para reclamar el sitio que bien ganado lo tiene.

Ficha:

Plaza de Toros de Acho, 1° de Abono

Lleno en los tendidos

Toros de Garcigrande y Domingo Hernández (quinto)

Julián López Escobar “El Juli” (Ovación y leve petición, silencio, oreja)
Andrés Roca Rey (Silencio tras un aviso, dos orejas, silencio)

Incidencias:
Se desmonteraron tras parear el cuarto de la tarde los subalternos Dennis Castillo y Ronald Sánchez.

Trujillo Toros

Website: www.trujillotoros.com Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Vídeo destacado

BOLETÍN DIARIO

Suscribite a nuestro BOLETÍN:

Delivered by FeedBurner