Identificarse

Login to your account

Username *
Password *
Remember Me

TOROS / ESPAÑA - EL JULI IMPONE SU LEY PESE AL CALOR Y LOS MANSOS, Y BAJO LA MIRADA DE FELIPE Destacado

Madrid, 16 jun (EFE).- Una oreja de ley logró hoy Julián López "El Juli" como balance de la tradicional Corrida de la Beneficencia madrileña, una tarde condicionada por el tremendo calor y la mansada de Victoriano del Río, y honrada por la presencia del Rey Felipe VI, encarado de presidirla desde el Palco Real.

Ficha del festejo.- Cinco toros de Victoriano del Río, el tercero con el hierro de Toros de Cortés, desiguales de presentación, descastados, algunos "rajándose" a las primeras de cambio y otros, simplemente, sin fuerzas. El cuarto, muy noble y a menos, el más toreable. El segundo fue un sobrero de Domingo Hernández, con buen fondo, aunque condicionado también por su escasa fortaleza.

Julián López "El Juli", de grana y oro: pinchazo, y casi entera trasera, caída y atravesada (silencio); y estocada trasera y caída (oreja).

José María Manzanares, de añil y oro: estocada tendida (silencio tras aviso); y casi entera caída (silencio).

Alejandro Talavante, de nazareno y oro: pinchazo y estocada (silencio); y metisaca y media caída y atravesada (silencio).

Incidencias: El Rey Felipe VI presidió la corrida desde el Palco Real de Las Ventas, acompañado del Ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo; la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes; el consejero de Presidencia, Justicia y Portavocía del gobierno autonómico, Ángel Garrido; y el matador de toros Curro Vázquez.

La plaza registró un lleno de "no hay billetes" en tarde de calor insoportable.

TRIUNFO A LA SAHARIANA

Qué difícil tiene que ser inspirarse a 40 grados a la sombra. Y embestir. El Sahara en pleno corazón de Madrid. Calima en la atmósfera, bochorno en el ambiente, ni una brisa de aire que mitigara tanta asfixia general ni las brasas en las que se había convertido el cemento, veinticuatro mil almas a golpe de abanico y los vendedores de refrescos haciendo su agosto por el mes de junio.

Un sufrimiento general, compartido, esta vez, con el Rey Felipe VI, que hoy hizo su debut en el Palco Real para presidir honoríficamente la Corrida de la Beneficencia. Menudo trago debió pasar, más aún cuando de todos es bien sabido su poco predicamento por lo taurino.

Menos mal que, ante tanta desesperación general, agravada si cabe por la descastada, floja y muy deslucida corrida de Victoriano del Río, como en buen desierto que se precie, de repente, un oasis que aliviara tan infernal espectáculo. Dunas, eso sí, no hubo. Gracias Morante.

Ese espejismo tuvo lugar en el cuarto toro, posiblemente, el menos malo del envío y con él surgió un pletórico Julián López "El Juli", que, sobre los mimbres del temple, la suavidad y el talante de figura del toreo obró el milagro del triunfo -a la sahariana- merced a una faena muy entregada, muy compacta y, sobre todo, muy torera.

Faltó rotundidad, por supuesto, como también careció de continuidad y finales al nobilísimo toro de Victoriano, pero, al menos, hubo belleza y, por momentos, relajo en la interpretación, también mando para obligar al astado por abajo, y, algo muy importante, mucha verdad, especialmente en los cites por el izquierdo, por donde logró naturales sueltos de categoría.

Cierto es que, en su afán de exprimir por completo a su antagonista, como así hizo, acabó también enmarañándose en un final encimista en el que sobraron algunos alardes y unas innecesarias "luquecinas" con el animal ya extenuado.

Entró la espada a la primera y, aunque la colocación no fue la apropiada, no fue óbice para lograr una oreja de ley, le pese a quien le pese y aunque a algunos les cueste la cena de hoy. Peor para ellos.

Y poco más destacable de la función. Ya está dicho que la corrida de Victoriano del Río anduvo en las antípodas de lo que suele ofrecer en esta plaza, sin ir más lejos, el más que potable envío que lidió hace 16 días en pleno San Isidro.

El primero, descastado y muy deslucido, impidió al propio Juli pasar de correcto; Talavante abrevió con el rajado tercero y poco o nada pudo hacer con el desabrido sexto.

Y Manzanares, desdibujado con el sobrero de Domingo Hernández que hizo segundo, con el que no se entendió para acabar diseñando una labor de embarullado y conservador planteamiento, acabó desesperado por la manifiesta invalidez del quinto. EFE

Fotos (Cortesía): EFE/Fernando Alvarado

Palco Real

 Palco 1

El Rey Felipe V, junto al ministro de Educación y Cultura, Íñigo Méndez de Vigo, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, preside desde el Palco Real la tradicional Corrida de Beneficencia.

Palco 2

 

Julián López "El Juli

El Juli 1

El Juli 2

El Juli 3

El Juli 4

El Juli 5

El Juli 6

El Juli 7

 

José María Manzanares

 Manzanares 1

Manzanares 2

Manzanares 3

Manzanares 4

Manzanares 5

Manzanares 6

 

Alejandro Talavante

Talavant 1

Talavant 2

Talavant 3

Talavant 4

Talavant 5

 

Junto al El Rey Felipe V

Foto 1

Foto 2

Foto 3

Foto 4

Foto 5

Foto 6

Foto 7

Foto 8

Foto 9

Foto 10

Foto 11

 

 

Trujillo Toros

Email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Vídeo destacado

BOLETÍN DIARIO

Suscribite a nuestro BOLETÍN:

Delivered by FeedBurner